Souvenir

Sinopsis

En la Rusia de los años 20 un periodista llamado Solomon Shereshevski fue diagnosticado de una enfermedad de la que, más de 80 años después, apenas se han conocido 6 o 7 casos más. Se trata de la hipermnesia, la triste habilidad de recordar hasta el más ínfimo detalle vivido.

Souvenir intenta imaginar su historia, la de su mujer Magda y la del doctor que le trató durante más de 20 años.

Ésta es la historia de Solomon Shereshevski, el hombre que no podía olvidar.

Dirección: Fran Perea
Texto: Pablo Díaz Morilla
Elenco:
Steven Lance (Doctor Luria)
Ángel Velasco (Solomon Shereshevsky)
Esther Lara (Magda Shereshesvsky)

Producción: Factoría Echegaray
Producción en gira: Feelgood Teatro

Ayudante de dirección y gerente en gira: Rocío Vidal
Iluminación: Michael Collis
Escenografía: Dita Segura / Juan Heras (Dinamita Producciones)
Construcción de decorados: Factoría Echegaray / Dinamita Producciones
Vestuario: Tatiana de Sarabia
Maquillaje y peluquería: Katy Navarro
Coordinación técnica: Alejandro Gallo
Música original y espacio sonoro: Fran Perea
Producción musical: Alfonso Samos
Técnico de sonido: Ignacio Román (Crislama)
Voces en off: Mar Godoy, Javier Márquez, Alberto Martín, Fran Perea, Luz Valdenebro y Rocío Vidal
Fotografía: Daniel Pérez y Álvaro Cabrera
Vídeo: Factoría Echegaray
Comunicación en gira: Marea GlobalCOM
Diseño gráfico: Factoría Echegaray y Aryutolkintumi.com
Distribución: a+ soluciones culturales

El camino de la memoria

Hay un camino que se va formando con nuestro contacto con el mundo y que en cambio recorreremos luego de forma mentirosa y en la más absoluta soledad. El camino de la memoria.

Nunca recordaremos algo exactamente igual a cómo fue y tampoco será recordado exactamente igual que alguien que vivió ese momento junto a nosotros. ¿Por qué nuestra mente selecciona unos detalles y no otros? ¿Unos olores, unos sabores? ¿Por qué no somos capaces de ser conscientes en ese proceso de selección y quedarnos solo con lo bueno? ¿Por qué olvidamos? ¿Cómo sería vivir recordando todo?

Estas y otras preguntas me asaltaron tras leer Souvenir, este magnífico texto de Pablo Díaz Morilla que compartimos hoy con vosotros.

Solomon Shereshevski lo recuerda todo, todo. Y, además, de forma muy particular. Su soledad está algo más habitada que la de los demás. A veces, demasiado. Esto dificulta su relación con el mundo y afecta a sus relaciones de amor, de amistad. A su trabajo. A su vida. Souvenir es eso, la lucha de un ser humano por encontrar su lugar.

Seguro que les suena.

El teatro sirve para muchas cosas. Bajo mi punto de vista, es una de las mejores vías para dejar preguntas colgadas en el aire. Espero que podáis sumergiros durante un rato en el mundo de Solomon, Magda y el Dr. Luria y que tengáis un buen tema de conversación para la sobremesa posterior.

E incluso, con suerte, que vuestra memoria decida recordar esta tarde de teatro durante algún tiempo.

O para siempre.

Fran Perea – Director

Cada día, a cada instante, miles de estímulos llegan a nuestro cerebro a través de nuestros sentidos: colores, sabores, sensaciones y percepciones, luces y sombras. Afortunadamente, nuestra memoria tiende a olvidar estos detalles y quedarse sólo con aquellos que realmente importan, pero, ¿y si pudiésemos recordarlo absolutamente todo? ¿Qué hicimos el 16 de abril de hace 20 años? ¿Qué desayunamos? ¿Cómo sabía ese café? ¿Dulce, amargo? ¿Cómo sabían los labios de nuestra pareja de entonces? ¿Cómo iluminaba la luz de la ventana su espalda desnuda? ¿Cómo salía la saliva de su boca cuando nos gritaba enfadada el 25 de septiembre de ese año?

En 1920, el periodista Solomon Shereshevski se convirtió en el primer caso diagnosticado de hipermnesia. Shereshevski era capaz de recitar poemas en otro idioma oídos una sola vez treinta años antes sin equivocarse en una sola letra o recordar el rostro de una persona en la multitud por haberlo visto de pasada cuando aún era niño. Además, poseía una enorme capacidad sinestésica, relacionando de manera extraordinaria objetos del mundo real con sensaciones intangibles, colores, sentimientos.

Durante más de 20 años Shereshevski fue tratado por el eminente psiquiatra Alexander Luria, quien recogió todo este tratamiento en un estudio de miles de páginas. En Souvenir tratamos de adivinar cómo fue la vida de Shereshevski, cómo vivía unos días saturados de sensaciones o cómo puede resistir alguien una vida en la que el olvido no puede siquiera concebirse. Y la gente que le quiere, ¿cómo reaccionará?

En la línea de la película Una mente maravillosa, de Ron Howard, o el libro El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, de Oliver Sacks, Souvenir trata de asomarse a una mente compleja, distinta, y sin embargo, con la que todos podríamos sentirnos identificados, porque, ¿quién no desea, para momentos puntuales, la capacidad de olvidar o retener detalles, palabras, sentimientos?

“Me acuerdo perfectamente de todo. Ésa es mi desgracia, una de las mayores desgracias de la humanidad: la memoria”- Ciudadano Kane. Orson Welles.

Pablo Díaz Morilla – Autor

Una coproducción de

Cartel

 

Agenda y entradas

ikono-dossier

Descarga del dossier

ikono-dossier